Buscar este blog

viernes, 27 de abril de 2018

PARA SUPERAR LA TRISTEZA, EL ESTRÉS Y LA DEPRESIÓN...MANTÉN EL EQUILIBRIO Y LOS DESEOS DE SER FELIZ.


Para superar y evitar el estrés mantén el equilibrio en todos los aspectos de tu vida; sé moderado y toma todo con calma y prudencia. Concédete vacaciones de siete minutos en la mañana y otros siete en la tarde, relájate y cálmate. Mantén la comunicación con tus seres queridos; trabaja con dedicación pero sin dejarte agobiar por el trabajo.
Para triunfar es preciso que seas dueño de ti mismo y pongas toda tu energía al servicio de tu realización personal. Si conservas la mente lúcida y mantienes el control de tus emociones, podrás superar cualquier situación, como capitán que debes ser, de tu propia vida. Lleva las riendas de tu conducta y mantén bajo control todas tus acciones. Tu conciencia puesta al servicio de tu crecimiento y superación, es la que debe comandar tu voluntad.
Para mantener mejores relaciones: no interrumpas abruptamente a quien te habla, conserva tu ecuanimidad. Si te dejas alterar por los demás, perderás tu sentido de la razón y la fuerza de tus argumentos; mantén el equilibrio emocional para reclamar tu derecho al respeto. No descalifiques a tus opositores con insultos ni ofensas, pues aunque tengas la razón... serás el perdedor.
a

Al despertarte en la mañana, no saltes de tu cama violentamente, hazlo con serenidad, cancela los afanes y desespero, pues estos provocan desorden y confusión. Cuando actúas con afán duplicas el esfuerzo necesario y corres mayores riegos de equivocarte. La naturaleza es una gran maestra, nunca un minuto tendrá 59 ni 61 segundos, cada cosa a su tiempo y a su ritmo. Cálmate, con calma podrás encontrar más oportunas soluciones.
Si la tristeza te invade, ¡sonríe! Si el sonreír no basta, ¡silva! Si el silbar falla, ¡canta! Busca dentro de ti los muchos motivos que tienes para ser feliz y estar agradecido, la tristeza se irá desvaneciendo como la nieve ante la caricia cálida del sol. Si estás triste, no le des más cuerda al abatimiento, levanta tu ánimo! Actúa como una persona feliz, y esta emoción se irá convirtiendo en una actitud permanente.

Dios es experto en cambiar lágrimas por sonrisas, tristezas por alegrías y problemas por bendiciones. Para los buenos momentos ten: gratitud,, para los malos: esperanza... y cada día una nueva ilusión...
No hay silencio que Dios no entienda, ni tristezas de las que Él no sepa. No hay amor que Él ignore, ni lagrimas que no valore… porque Él te ama.
Del tamaño de tu Fe, así serán las bendiciones que Dios tiene preparadas para tu vida.

Que Dios te haga tan fuerte que nadie pueda herirte, tan grande que todos quieran alcanzarte y tan humilde que todos quieran imitarte.
Creer es saber que Dios puede y confiar es creer que Dios quiere.
Hay una enorme diferencia entre "haz lo posible" y "hazlo posible", la primera depende de mí, la segunda depende de Dios y Él todo lo puede.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares