Digital clock - DWR

Buscar este blog

miércoles, 12 de septiembre de 2012

POR INTERMEDIO DE LAS PALABRAS....HOY DIOS HABLA A TU CORAZÓN. NO ESTAS SOLO/A.



Estas allí sola o solo, frente a tu computadora leyendo estas líneas, esperando que Dios te diga algo, quisieras que su voz se dejara oír para confirmarte que sigue estando a tu lado, pero ¿Sabes?, no necesita escuchar audiblemente su voz como para confirmar que Él esta contigo, hoy Dios me impulsa a escribirte lo siguiente:
Hijo(a) mío(a), siempre te he amado, desde antes que nacieras yo ya había puesto mis ojos en ti, eres especial para mi porque eres mi hijo(a), te ame desde siempre, te busque, te llame, te restaure y siempre he estado contigo. ¿Por qué dudas de mi presencia en tu vida?, Si he sido Yo quien te ha cuidado, Yo siempre he estado allí en los momentos más duros de tu vida y a pesar que en ocasiones tu visión esta nublada por los diferentes problemas que enfrentas, eso no quiere decir que he dejado de estar a tu lado, solo vuelve tu mirada, observa que sigo estando allí, que sigo creyendo en ti, porque un día te llame para comenzar 
y terminar una obra perfecta en ti. No te desanimes más, no te creas indigno de mi, porque Yo te considero mi especial tesoro, no hay nada que me defraude de ti, porque Yo sé lo que tú llegaras a ser cuando termine contigo. ¡Levántate!, Date cuenta que no te he dejado solo ni un segundo y que estoy dispuesto a fortalecerte y respaldarte en tu lucha diaria, nunca dudes de mi presencia sobre tu vida, nunca dudes de las promesas y planes que tengo para ti, porque cada uno de ellos los he de cumplir en tu vida.
No llores, y si lo haces hazlo por mi presencia en tu vida, no me gusta verte triste, por favor no te sientas solo, porque eso me hace pensar que mi presencia sobre tu vida no es suficiente, ¡Ánimo! ¡Esfuérzate!, Yo prometí estar contigo cada día de tu vida y lo cumpliré. Si tropiezas allí estará mi mano extendida para levantarte, si te siente sucio, allí estaré para sacudir el polvo de tus vestiduras, si te sientes indigno, allí estaré para recordarte que vales mi Sangre, si sientes que no puedes más, allí estaré para recordarte que conmigo de tu lado TODO lo puedes. 


Hoy quiero que comencemos de nuevo, ¿Estas de acuerdo?, hoy quiero abrazarte y hacerte sentir querido, porque eres especial para mi, quiero acariciar tu cabello mientras recuestas tu cabeza sobre mi pecho, quiero que te sientas seguro en los brazos de tu Padre, porque si de algo debes estar seguro es que soy Yo quien te cuida y te protege. Te amo y mi amor hacia ti es ETERNO y nunca deja de ser.

Dar gracias a Dios todos los días por las infinitas bendiciones que nos ofrece nos abre el camino para que nos lleguen más bendiciones.

Cuando nos sentimos agradecidos por nuestras experiencias pasadas y presentes, transcendemos los juicios de lo que consideramos que está bien o mal.

Pasamos de ser víctimas a ser conscientes de nuestro poder de elección. Podemos elegir agradecer las oportunidades que nos ofrece la vida de aprender y avanzar o podemos simplemente quejarnos de lo que nos ha tocado vivir.

Cuando agradecemos lo que nos sucede, le estamos diciendo: SI!!! a la vida SI!!! estoy dispuesto a aprender las lecciones que necesito aprender, ya sean de relaciones, laborales, de salud, económicas o profesionales.

Sin embargo, agradecer lo que aparentemente puede parecer un desastre es bastante más difícil que sentir agradecimiento cuando todo nos va sobre ruedas.

Agradecer no implica negar el dolor, pero cuando transcendemos el dolor, la rabia, etc…, agradeciendo en medio de la situación que nos ha tocado vivir, nos abrimos a las infinitas posibilidades que nos brinda la vida de avanzar hacia más felicidad y más plenitud.

Muchas personas han declarado que después de sufrir desengaños, pérdidas, enfermedades, incluso vivencias tremendamente traumáticas, se han sentido agradecidos por las experiencias que les han aportado.

La pérdida de un ser querido les ofreció la oportunidad de valorar a los personas que aún estaban a su lado, de agradecer los momentos vividos junto a la persona que falleció y a ser más amorosos y tolerantes con los demás.

Las dificultades económicas les ofreció la oportunidad de apreciar lo que ya tenían y a emplear sus recursos personales yacentes, para crear más prosperidad y abundancia en su vida.

La separación de su pareja, les brindó la posibilidad de ser independientes económicamente y a mejorar su autoestima, ofreciéndoles a su vez una nueva relación, más profunda y sincera.

Una enfermedad les ayudó a sanar su relación con el pasado, a perdonar, liberándolos del enorme peso del resentimiento.

El traslado a otra ciudad, les ayudó a expandir sus horizontes, conocer a otras personas y a superar limitaciones que quizás no hubiesen logrado quedándose en su ciudad.

Un problema laboral, les empujó a salir a buscar otro puesto más satisfactorio a nivel creativo y económico.

Agradecer a Dios en medio de todo lo que estamos viviendo en el presente, aunque momentáneamente no veamos el porque de una situación dolorosa, nos da el poder y la energía necesaria para realizar cambios positivos.

Nos ofrece la oportunidad de crecer y de avanzar en todos los aspectos de nuestra vida.

Si nos quedamos en el victimismo, quejándonos de nuestra mala suerte, perdemos la oportunidad de sacar todo nuestro potencial a la luz…nuestra creatividad, nuestros talentos, nuestros recursos internos, nuestro ser.

Cuando nos ocurre algo que no entendemos, podemos preguntarnos:

1.- qué puedo/que necesito aprender de esta situación?
2.- Cómo puedo mejorar mi vida y la de los que me rodean?
3.- Qué lecciones esconde este acontecimiento?

Siempre podemos elegir.
El momento de poder está siempre en el presente y es sólo transcendiendo lo aparentemente nefasto que podemos cambiar el futuro.

Es en el presente,
que creamos nuestro futuro.
Toma tu presente y actúa:
Agradece a Dios la oportunidad que te ofrece de aprender
y alcanzar tus sueños. 

Autor desconocido.
Solo si recibes a Dios en tu corazón: Sentirás su Espíritu Santo depositando en tu corazón, el amor, paz y alegría....Que solo Él, sabe dar.
Tan solo ten fe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares