Buscar este blog

Cargando...

lunes, 4 de abril de 2011

VIVE TU VIDA COMO UNA EXCLAMACIÓN DE FELICIDAD, NO COMO UNA EXPLICACIÓN DE QUEJA.



Cuanto más se queje, tanto menos va a obtener.La persona que siempre está encontrando faltas, muy pocas veces encuentra otra cosa. Por lo tanto, viva su vida como una exclamación, no como una explicación.
Una persona fracasada le dirá que el éxito no es otra cosa sino suerte. Los niños nacen optimistas y el mundo lentamente trata de reeducarlos para sacarlos de su “equivocación”.
Una vida llena de quejas es igual a un gran surco.
La única diferencia entre un surco y una tumba son sus medidas. Los que nunca tienen nada bueno que decir están siempre estancados.


“Los hombres pequeños con imaginaciones pequeñas trotan a través de la vida en pequeños surcos, resistiendo con satisfacción todos los cambios que pudieran sacudir a su pequeño mundo” Anónimo
Algunas de las personas más desilusionadas del mundo, son las que reciben lo que llega a su camino.
Las cosas pequeñas siempre afectan a las mentes pequeñas.
Algunas personas tienen la confianza de que podrían mover montañas, si alguien más pudiera quitar del camino, las colinas al pie de la montaña.
La desdicha nunca quiere estar sola.
Los que se quejan atraen a otros que se quejan, al tiempo que alejan a la gente positiva.


Cuando Dios está listo para bendecidlo, EL no envía quejosos a su vida. El envía a personas llenas de fe, poder y amor.
Cuando tenga ganas de quejarse, traiga a Dios en medio de su situación. Usted tiene que apagar su luz para estar en la oscuridad: “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera” (Isaías 26.3).
¿Es Dios su esperanza o su excusa? No permita que el cielo llegue a ser un mostrador donde se dan quejas.


“De todas las palabras tristes dichas o escritas, las más tristes son: “Podría haber sido”. John Greenleaf
No se queje. La rueda que hace más chirridos por lo general es reemplazada. Si usted se queja de otras personas, no tiene tiempo para amarlas.

Autor: John Mason

2 Timoteo 1:7

"Pues Dios no nos ha dado un espíritu de temor, sino un

 espíritu de poder, de amor y de buenjuicio".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada